La metformina reduce el riesgo de aborto tardío y parto prematuro en mujeres embarazadas con síndrome de ovario poliquístico

El antidiabético oral metformina parece reducir la probabilidad de un aborto espontáneo tardío y de nacimiento prematuro entre las mujeres con síndrome de ovario poliquístico (SOP) pero no afecta a su tasa de desarrollar diabetes gestacional, según ha encontrado un estudio multicéntrico, cuyos resultados se han presentado en ENDO 2018, la reunión anual de la Sociedad Endocrina de Estados Unidos, celebrada en Chicago.

Las mujeres con SOP tienen un mayor riesgo de infertilidad y, si quedan embarazadas, presentan mayores probabilidades de complicaciones durante el embarazo, incluidos abortos y nacimientos prematuros, así como de diabetes gestacional. El SOP es el trastorno hormonal más común entre las mujeres en edad fértil, que afecta hasta el 10% de estas mujeres, de acuerdo con la Red de Salud Hormonal.

Un total de 487 mujeres embarazadas con SOP participaron en el estudio en 14 centros de investigación en Noruega, Suecia e Islandia. Fueron asignadas aleatoriamente para recibir metformina diaria (2.000 miligramos) o un placebo inactivo desde el primer trimestre hasta el parto, pero no sabían qué medicamento estaban recibiendo.

La edad promedio de las participantes fue de 29 años. Después de excluir a las mujeres que abandonaron el estudio, los investigadores encontraron que una incidencia combinada de aborto tardío (pérdida de embarazo en el segundo trimestre) y prematuro (menos de 37 semanas de embarazo) se redujo casi a la mitad en las mujeres que recibieron metformina en comparación con placebo.

Solo 9 (5%) de las 211 mujeres que completaron el estudio en el grupo de metformina experimentaron un aborto espontáneo tardío o un parto prematuro, en comparación con 23 (10%) de las 223 mujeres que recibieron placebo, informan los investigadores.

“La metformina tuvo este efecto beneficioso si las mujeres se adhirieron al tratamiento”, subraya el investigador principal del estudio, Tone Loevvik, estudiante en la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología en Trondheim, Noruega. “De las mujeres que se quedaron en el estudio, el 81% tomó más del 80% de sus medicamentos”, añadió.

El estudio tuvo una tasa de abandono de alrededor del 10%, lo que Loevvik dijo que consideran “bastante bueno” para este tipo de estudio. Los científicos encontraron una frecuencia similar de diabetes gestacional en los dos grupos de estudio. Por lo tanto, Loevvik señaló que la metformina no parece tener ningún efecto en la reducción del riesgo de este tipo de diabetes, que a su vez puede aumentar las probabilidades de complicaciones en el embarazo.

“Este hallazgo es decepcionante, pero no sorprendente -afirmó Loevvik-. Está de acuerdo con los resultados de dos estudios previos de nuestro grupo de investigación”. El tratamiento con metformina, sin embargo, se vinculó con un menor aumento de peso durante el embarazo. Loevvik dice que este fue un hallazgo importante porque las participantes del estudio tenían un índice de masa corporal promedio o IMC de 29 kg/m2, y los médicos recomiendan que las mujeres con sobrepeso u obesidad ganen menos peso durante el embarazo que las mujeres de peso saludable.

Con frecuencia, los médicos recetan metformina a las mujeres con SOP para prevenir la diabetes tipo 2. El fármaco está aprobado para el tratamiento de la diabetes tipo 2 en Estados Unidos y los países nórdicos y también para la diabetes gestacional en los países nórdicos.