Liraglutida reduce hasta un 13% el riesgo de muerte cardiovascular en pacientes con diabetes tipo 2

Liraglutida, registrado por Novo Nordisk como Victoza, reduce hasta un 13% el riesgo de muerte cardiovascular, infarto de miocardio e ictus, comparado a placebo, cuando se añade al tratamiento estándar de pacientes con diabetes tipo 2, según los resultados del estudio LEADER, comentados por el jefe del Departamento de Endocrinología y Nutrición de los hospitales Quirón Salud Pozuelo, Ruber Juan Bravo y San José, Esteban Jódar, y la responsable del Grupo de Diabetes de la Sociedad Española de Cardiología, Almudena Castro.

Se trata del primer agonista del receptor del GLP-1 que ha demostrado ser capaz de prevenir los eventos cardiovasculares en diabéticos tipo 2.

Según ha recordado Jódar, estos pacientes tienen dos tipos de complicaciones, las microvasculares, producidas por la propia enfermedad y que se caracterizan por daños en la retina, riñón o nervios; y las macrovasculares, las cuales suponen el 60% de la pérdida de años de esperanza de vida.

En España en torno al 14% de la población presenta diabetes, y la de tipo 2 representa entre el 90 y el 95% de tipo 2. En este sentido, los especialistas han recordado que estos pacientes tienen aproximadamente doble riesgo cardiovascular que una persona que sin la enfermedad y, en el caso de las mujeres, especialmente premenopáusicas, el riesgo se puede llegar a multiplicar por cuatro.

Hasta ahora, los tratamientos disponibles estaban enfocados en controlar la glucemia, por lo que Castro ha calificado la aprobación de liraglutida como una “revolución” porque logra reducir las complicaciones cardiovasculares. En concreto, actúa sobre el receptor de GLP-1, reduciendo la glucosa sin causar hipoglucemia, el peso, la presión arterial y, además, puede utilizarse como monoterapia o en combinación con otras familias terapéuticas.

“Este tratamiento no sólo supone una mirada más integral del paciente y su patología, sino que permite cuidar su salud general a corto y largo plazo. Es una estrategia de tratamiento que permite abordar con seguridad y eficacia la principal comorbilidad de la diabetes”