Los adolescentes muestran menor riesgo de enfermedad cardiovascular tras someterse a cirugía bariátrica

Los adolescentes con obesidad severa que se someten a cirugía bariátrica muestran mejoras significativas en los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, según un estudio publicado en Pediatrics.

Antes de la cirugía bariátrica, el 33% de los participantes del estudio tenían tres o más factores de riesgo definidos de enfermedad cardiovascular. Sin embargo, tres años después de la intervención, solo el 5% de los participantes registraban tres o más factores de riesgo; lo que representa una reducción significativa en la probabilidad general de desarrollar enfermedad cardiovascular más adelante en la vida.

Es lo que revela Teen-LABS, un estudio clínico multicéntrico financiado por el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK) que está examinando los efectos de seguridad y salud de los procedimientos quirúrgicos de pérdida de peso en la población adolescente.

Este análisis en curso, que se está llevando a cabo en cinco centros clínicos de Estados Unidos, ha demostrado que la cirugía bariátrica realizada durante la adolescencia puede proporcionar beneficios únicos en el futuro alterando la probabilidad del desarrollo futuro de eventos cardiovasculares adversos, incluido el desarrollo y la progresión del metabolismo alterado de la glucosa, la aterosclerosis, la insuficiencia cardiaca y el ictus.

“Es el primer análisis a gran escala de predictores de cambio en factores de riesgo de enfermedad cardiovascular entre adolescentes después de la cirugía bariátrica”, subraya Marc Michalsky, principal investigador, de la Universidad Estatal de Ohio, Estados Unidos. “El estudio demostró la mejoría temprana y la reducción de los factores de riesgo cardiometabólicos, ofreciendo un apoyo convincente para la cirugía bariátrica en adolescentes”, añade.

Esta publicación más reciente del estudio de investigación Teen-LABS amplía los hallazgos previos que describen la prevalencia inicial de factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular en la cohorte de 242 adolescentes. Los predictores del cambio en la prevalencia de los factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular medidos incluyeron la presión arterial, los lípidos, la homeostasis de la glucosa y la inflamación.

Tres años después de la cirugía, el estudio mostró que una reducción en los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular no solo está asociada con la pérdida de peso, sino también con la edad en el momento de la cirugía, el índice de masa corporal (IMC) preoperatorio, el sexo y la raza. Específicamente, el aumento de la pérdida de peso, el sexo femenino y la menor edad en el momento de la cirugía sirven para predecir una mayor probabilidad de resolución de factores de riesgo. Los participantes más jóvenes presentaban más probabilidades de resolver la dislipidemia en comparación con los pacientes mayores, mientras que las mujeres registraban más probabilidades que los hombres de demostrar mejoras en la presión arterial elevada.

“Aunque las relaciones entre el cambio en los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular y la reducción de peso postoperatoria no fueron inesperadas, descubrimos que los pacientes más jóvenes en el momento de la cirugía tenían más probabilidades de experimentar remisión de la dislipidemia y normalización de proteína C reactiva de alta sensibilidad, sugiriendo que puede haber ventajas de someterse a cirugía bariátrica antes, incluso entre los adolescentes”, apunta Michalsky.

Además, señala que “los resultados del estudio actual de Teen-LABS adquieren mayor importancia cuando se consideran datos recientemente publicados por investigadores de la Universidad de Yale que resaltan el impacto a largo plazo de factores de riesgo de enfermedad cardiovascular significativamente elevados observados en una muestra grande de jóvenes con obesidad severa (Obesidad Clase III y de Clase IV) en comparación con participantes del estudio menos obesos”.