Una mayor diversidad microbiana intestinal se asocia a un menor riesgo de aterosclerosis

Investigadores de la Universidad de Nottingham y el Kings’s College London, Reino Unido, han descubierto la existencia de una relación entre el microbioma intestinal y la aterosclerosis.

Los investigadores publican en el European Heart Journal haber hallado un vínculo entre las bacterias intestinales y la aterosclerosis, lo que sugiere que mejorar el microbioma a través de la dieta, los medicamentos y los probióticos puede ser una forma de reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Los investigadores examinaron datos médicos de un grupo de 617 hermanas mellizas de mediana edad del registro TwinsUK, un registro nacional de mellizos adultos reclutados como voluntarios para la investigación. Se analizó la rigidez arterial junto con los datos sobre la composición de los microbiomas intestinales de las mujeres.

Los resultados revelaron que había una correlación significativa en todas las mujeres entre la diversidad de los microbios en el intestino y la salud arterial. Después de ajustar las variaciones metabólicas y la presión arterial, la aterosclerosis fue mayor en las mujeres con menor diversidad de bacterias sanas en el intestino. Además, también se identificaron microbios específicos que estaban relacionados con un menor riesgo de la aterosclerosis, y que también se habían asociado anteriormente con un menor riesgo de obesidad.

De esta forma, la investigación concluye que el riesgo cardiovascular que no se explica por los factores de riesgo habituales podría mejorarse analizando la salud el microbioma intestinal. Esto podría ser particularmente útil para estratificar el riesgo cardiovascular en personas jóvenes y en mujeres.